‘Stillson’, thriller/comedia negra

stillson

He decidido publicar el dossier de Stillson, mi primer guión de largometraje (no producido). Es un proyecto que lleva demasiado tiempo cogiendo polvo. Los guionistas en ocasiones somos un poco timoratos, vivimos preocupados de guardar nuestros proyectos bajo llave como si de la fórmula de la Coca Cola se tratasen.

Francamente, no tengo miedo al plagio. Si el proyecto interesa imagino que algún productor se pondrá en contacto conmigo para saber cómo es el guión literario. Si Stillson no es un buen proyecto da igual que lo presente yo o cualquier otra persona, nunca saldrá adelante.

Espero que lo disfrutéis. Dejadme vuestras impresiones en comentarios, y si os gustaría ver esta película apoyad el proyecto con un ‘Me gusta’.

Contacto: adrian.matiash@gmail.com

Sinopsis argumental

22 de diciembre, Madrid. En la sede de la Editorial San Pablo, los empleados se reúnen frente a la radio, aferrados a sus participaciones del Sorteo Extraordinario de Navidad. De pronto, dos niños de San Ildefonso cantan el 6.669, tercer premio de la Lotería. Toda la oficina estalla de júbilo. Apartado en su cubículo, CRISTIAN(53), el contable, realiza sus cálculos en silencio: a cada uno le corresponden 30.000€.

Aprovechando que les dan el día libre, Cristian regresa a casa para anunciárselo a su esposa. Pero al llegar, Cristian encuentra indicios de que MARCIA(50), una mujer que combate la menopausia con sobredosis de estrógenos, le está siendo infiel. Asustado por la inestabilidad mental de Marcia, Cristian rehúye confrontar la situación, aunque decide ocultar el premio con la esperanza de quedárselo solamente para él. En el momento en que Cristian se encierra en el baño sus sospechas se confirman: hay una llave Stillson allí, y no es suya. En ese momento, ARTURO(28), el atractivo fontanero que se acuesta con Marcia para sacarle los cuartos, sale del armario de la habitación y se escabulle del lugar a toda prisa sin ser visto.

Como es costumbre, AGUSTÍN(39), el excéntrico director de la Editorial San Pablo, convoca una cena de empresa a la que Cristian y sus compañeros están obligados a asistir. Mientras unos debaten qué piensan hacer con el dinero, Agustín acosa a una joven camarera, LUCÍA(22), que acaba furiosa y pagándolo sin venir a cuento con Cristian.

Mientras, Marcia pasa la noche sola, con sus habituales sofocos viendo la televisión. En las noticias están pasando un extenso reportaje sobre la Lotería de Navidad. En mitad de la retransmisión, Marcia reconoce a uno de los entrevistados: es Agustín, el jefe de Cristian, congratulándose por el premio, provocando la sorpresa y la cólera de Marcia: su marido no se lo ha contado que les ha tocado la Lotería.

Cristian cuenta las horas para que la fiesta termine hasta que aparece Lucía, que dispuesta a disculparse por su comportamiento previo le invita a unas copas. Cristian, que no acostumbra a beber, termina borracho y confesando sus miserias a una Lucía que, enternecida por el pobre hombre, le cuida toda la noche y le deja en un hostal para que duerma la mona.

Tras una larga noche, Lucía encuentra en su buzón una carta del banco: si no paga 60.000€ en una semana la deshaucian. Frustrada, Lucía entra a tientas en su oscura casa y se deja caer en el sofá. Allí se topa con alguien. Lucía se asusta, pero al encender una linterna le reconoce, se tranquiliza y le besa. Es Arturo, que confiesa que la mujer con la que se está acostando, Marcia, le ha pedido que mate a su marido para quitarle el premio de la Lotería. Arturo no quiere hacerlo, pero Lucía, que aún no sabe de quién se trata, es consciente de que están ante la oportunidad de solucionar sus deudas de una vez por todas.

Al día siguiente, Cristian se despierta con el sonido de su móvil. Es Agustín, su jefe, para informarle de que llega tarde a trabajar. Cristian, con una gran resaca, se viste como puede para marcharse hacia la oficina. Cuando cuelga, ve que tiene unas tres llamadas perdidas de Marcia. Cristian borra el mensaje y sale escopetado hacia la oficina.

Frente a las oficinas de la Editorial San Pablo, Lucía y Arturo aguardan para ver a su presa. Por allí aparece corriendo Cristian. Arturo le identifica como el marido de Marcia. Lucía también le reconoce y detiene la operación, no puede matarle. Arturo empieza a sentirse celoso y pregunta de qué le conoce, pero antes de recibir explicaciones Lucía pone en marcha un improvisado plan B: abordar a Cristian y conquistarle.

Ya en la oficina, Cristian recibe un severo rapapolvo de Agustín por llegar zarrapastroso y a deshoras. Cristian empieza a suplicar por su trabajo, pero nada enternece a Agustín, que le despide sin contemplaciones. Alicaído, Cristian sale del despacho cuando se encuentra con Lucía en la recepción. Lucía le da su número de teléfono, y Agustín rectifica su decisión, un hombre capaz de ligarse a semejante mujer no merece ser despedido, sino ser su compañero de farras.

En su centro de operaciones casero, Marcia le muestra a Arturo el revólver Taurus que ha conseguido para matar a su marido. Arturo sigue horrorizado con la idea, pero cumpliendo con las instrucciones de Lucía no solo le sigue la corriente a Marcia, sino que además Arturo le saca la promesa de hacerse con la mitad del dinero. Sin embargo, ambos se preguntan dónde puede haber puesto Cristian el boleto de Lotería. Al día siguiente, Nochebuena, Arturo tendrá que aguardar fuera de la casa a la señal de Marcia, es decir, cuando se marche, y tendrá que sonsacarle dónde está el décimo premiado. Después tendrá que matar a Cristian.

Buscando excusas para no regresar a casa, Cristian termina emborrachándose con Agustín en un puticlub de mala muerte. Allí, Agustín le enseña a Cristian que a las mujeres se las conquista con dinero, y cuanto más, mejor. A las tantas de la madrugada, Cristian por fin llega a casa borracho perdido y se tira en el sofá. Bajando las escaleras, Marcia, con insufribles sofocos y un picor incesante en el cuello, contempla a su marido mientras combate las ganas de matarle en ese preciso momento, hasta que se asusta por un ronquido y vuelve a la habitación. Allí, Marcia continúa abusando de los estrógenos para combatir su menopausia.

Amanece y ya es Nochebuena. Lucía está nerviosa porque Cristian aún no se ha puesto en contacto con ella, su plan no está funcionando todo lo rápido que hace falta, así que trama una nueva estrategia: acudir con Arturo a la casa, y cuando Marcia desaparezca forzar un encuentro “casual” con Cristian allí mismo. Está desesperada. Arturo, mientras, solo tiene una cosa en mente: ¿de qué conoce Lucía a Cristian?

A media tarde, Cristian se despierta con un intenso aroma que inunda el hogar. En la cocina, Marcia está preparando la cena de Nochebuena. La sobredosis de estrógenos está haciendo mella en Marcia, tanto física como mentalmente. Tanto es así que Cristian, harto de tener que aguantarla, descarga su ira contra Marcia por engañarle, confiesa que ha conocido a otra y se larga. El plan de Marcia queda frustrado.

Arturo y Lucía, desde sus respectivas posiciones, se quedan desconcertados al ver salir a Cristian en lugar de Marcia. Cristian llama en ese momento a Lucía para invitarla a cenar juntos en Nochebuena, despertando nuevamente los celos de Arturo. Lucía tranquiliza a su chico, no siente nada por Cristian, solo quiere quitarle el décimo de Lotería y que nadie salga herido. Pero Arturo, que está muy enfadado, llama a Marcia para proponerle salir a cenar juntos también en Nochebuena.

Cristian y Lucía llegan juntos al restaurante, dispuestos a pasar una romántica velada. Los camareros conocen a Cristian, solía acudir por allí con su mujer hace años. En ese momento, Cristian se percata de que Marcia y su amante están sentados en una mesa del fondo, y que el tipo no les quita ojo ni a Lucía ni a él. Cristian le besa la mano a Lucía para despertar los celos de Marcia. Arturo está que trina, y Marcia, que piensa que su amante está furioso por el frustrado plan de por la tarde, aprovecha para encomendarle una nueva misión: cuando Cristian salga del restaurante, le matan. Arturo agarra un cuchillo y se lo echa al bolsillo.

La cita, aunque incómoda por la situación, va como la seda, Cristian y Lucía tienen mucho feeling. A la salida, la pareja da un paseo por la calle. Lucía le quiere saber cuánto dinero le ha tocado a Cristian en la Lotería, y éste le cuenta ilusionado que 30.000€. Lucía se muestra algo decepcionada, es insuficiente, pero le pregunta si puede mostrarle el boleto. Pero no la lleva encima, la papeleta está bien escondida.

Mientras tanto, Arturo y Marcia persiguen con la furgoneta a la pareja. Cuando se paran, Marcia saca la pistola y da la orden de matar a Cristian y a la chica. Arturo no lo entiende y trata de disuadirla, pero Marcia está absolutamente fuera de sí, trastornada mentalmente por el exceso de hormonas, viendo que su marido se ha ido con una chica más joven y atractiva, Marcia incluso dispara al techo, así que Arturo aborta el plan y se la lleva a la fuerza del lugar para proteger la vida de Lucía.

Al escuchar el disparo, Lucía se asusta, momento que aprovecha Cristian para ofrecerla protección en sus brazos. Al ver que la furgoneta de Arturo se marcha se tranquiliza, pero cuando está a punto de despedirse Cristian se lanza a besar a Lucía, que lo evita, le da un beso en la frente y se marcha a su casa, dejando a Cristian KO.

En la furgoneta, Marcia y Arturo intercambian una serie de reproches. Los dos están fuera de sí, y en el momento en el que Marcia insinúa que la joven con la que iba su marido es una puta, Arturo la saca a rastras del automóvil, le quita el arma a Marcia y está a punto de cometer una locura. Marcia tiene un sarpullido enorme desde el cuello que le está devorando la cara, dándole un aspecto monstruoso. Finalmente se contiene, guarda el revólver y la manda para casa. A partir de ahora se ocupará de Cristian él solo.

Cristian acude a su jefe en busca de consejo, pero en lugar de encontrarse al triunfador que acostumbra ver, se encuentra con un Agustín solitario, pasando la Nochebuena bebiendo y llorando en el burdel. Agustín le advierte que jamás debió abandonar a Marcia, y le avisa de que acabará como él. Pero Cristian está destruido, por su mente solo pasa un nombre: Lucía. Cristian recuerda la enseñanza de su jefe, “a todas las mujeres se las conquista con el dinero”, así que aprovechando que Agustín está borracho, le saca a un callejón y forcejea con él, dejándole completamente inmóvil de un golpe y le roba a Agustín su participación de Lotería. Ya no hay vuelta atrás.

Sola en casa, Marcia apura la botella de vino de la cena y picotea. Pero entonces, Cristian entra por la puerta como un obús y sube a toda prisa las escaleras. Marcia le sigue. Cristian saca de la cisterna del baño su boleto premiado y lo junta con el de Agustín. Cristian se dispone a marcharse, pero Marcia trata de impedírselo. Ambos pelan ferozmente, hasta el punto en que los dos terminan cayendo sobre la cama, a mil revoluciones y visiblemente excitados. Pero Cristian al final se levanta y corre a cumplir su objetivo: enamorar a Lucía. Marcia no se rinde e inicia la persecución. También pone a Arturo en alerta: Cristian lleva consigo los décimos premiados, ésta es la ocasión definitiva.

Cuando Cristian llega al portal de Lucía, sube a toda prisa, dando voces y llamando a cada puerta. Lucía sale al pasillo en su búsqueda y, al comprobar que los vecinos están molestos por el ruido, le invita a pasar a casa. Cristian le muestra las dos participaciones de Lotería, 60.000€ con los que podrán iniciar una vida juntos. En ese momento una llave Stillson golpea a Cristian y le deja grogui. Ha sido Arturo, que le quita los boletos. Lucía se arrodilla junto a Cristian, se preocupa por él y reprende a Arturo por ser demasiado violento. Los dos inician una acalorada discusión que interrumpen unos golpes en la puerta.

Marcia está al otro lado, gritando el nombre de su marido y exigiéndole que aparezca para darle su parte del dinero. Lucía le advierte de que si siguen montando ruido los vecinos llamarán a la Policía, así que Arturo sale al rellano, la agarra y la mete en casa. Marcia echa un vistazo a la situación. La joven amante de Cristian está junto al cuerpo inerte de su marido. Marcia y Lucía se intercambian una serie de reproches que desembocan en una pelea física. Arturo coge la pistola, pero es demasiado arriesgado disparar, así que trata de separar a la fuerza a Marcia, que le hace perder el revólver de un mordisco. Mientras, Cristian comienza a despertarse. En el suelo, un objeto llama su atención.

La revuelta termina cuando Arturo agarra a Marcia, la estrella contra la pared y confiesa todo lo repugnante que le ha resultado cada segundo con ella. En ese momento Lucía grita el nombre de Arturo, que se gira y se encuentra con Cristian incrustándole la llave Stillson en el cráneo. Lucía está asustada y rompe a llorar. Cristian coge el revólver Taurus y se acerca hacia ella, amenazante, dolido por habérsela jugado. Lucía implora perdón, pero Cristian apunta lentamente y le acierta un disparo entre ceja y ceja a Lucía.

Cristian le quita de sus dedos muertos los boletos a Arturo y mira fijamente a su mujer. Marcia se acerca lentamente hacia él, observando a su marido en estado salvaje. Marcia termina besando apasionadamente a Cristian, y los dos acaban haciendo el amor encima de los charcos de sangre. De fondo se escucha el sonido de los coches patrulla.

¿Por qué merece la pena producir esta película?

– El lado salvaje

El matrimonio es una carrera de fondo: se arranca con muchas ganas, se aguanta tirando de casta y, cuando las fuerzas flaquean, se coge una marcheta lo más cómoda posible y se intenta llegar hasta el final.

Con el paso de los años muchas parejas se aburren los unos de los otros. La rutina, las conversaciones banales, el hastío de ver día tras día la misma cara… Cada día, cada frase, cada mirada, forman pequeños riachuelos que desembocan en el gran mar de las dudas, ¿merece la pena continuar?

¿Cuántas personas optan por buscar aventuras fuera del matrimonio para volver a sentirse vivas? ¿Y cuánta gente aguanta las infidelidades de su pareja por miedo a empezar una nueva vida? ¿Se les acabó acaso el amor? ¿Quién no conoce los problemas en el paraíso?
Es inevitable. Dos personas pueden quererse para siempre, pero la pasión se diluye como el azúcar en el agua. En ocasiones, un matrimonio puede solucionar sus problemas con algo de ayuda. Pero en los casos más graves, el ser humano saca sus instintos más primarios, busca fuera de casa lo que no tiene dentro.

¿Y si resulta que racionalizar los problemas matrimoniales no tiene ningún sentido? ¿Y si lo único que debemos hacer para no caer en la fatídica rutina es recuperar el animal salvaje que todos llevamos dentro?

– Que la suerte te acompañe

Una de las múltiples tradiciones españolas es la participación en la Lotería de Navidad. De hecho, en el trabajo es costumbre poner dinero en común y jugártela con tus compañeros. A casi nadie le toca, pero todos los años volvemos a comprar.

De hecho, uno de los momentos más esperados del año por millones de españoles es el anuncio del Sorteo Extraordinario de la Navidad. No es una lotería cualquiera, va mucho más allá del dinero, de forrarnos, jubilarnos y darnos a la buena vida. Participar en la Lotería de Navidad es todo un ritual.

Como decía, nunca toca. Pero, ¿y cuándo sí? ¿Cuál debe ser la sensación de haber sido uno de los pocos afortunados del país en recibir una ingente cantidad de pasta a cambio de un triste trozo de papel? ¿Qué cambiaría en nuestras vidas? ¿Dejaríamos a nuestras parejas? ¿Mandaríamos al carajo nuestro trabajo? ¿Empezaríamos una nueva vida?

– A la orden del día

Stillson trata cuestiones atemporales, ajenas a su tiempo, pero también aborda temáticas de actualidad.

Uno de los temas que más preocupa a los españoles actualmente son los deshaucios, que están en boca de todos desde hace varios años gracias a la PAH. Hemos visto personas capaces de suicidarse por no poder afrontar sus hipotecas. Pero, ¿y si la gente hiciera lo que fuera necesario para poder pagar? ¿Y si la desesperación llevase a la gente al borde de la locura? ¿Podría alguien llegar a matar y robar a otra persona para no ser expulsada de su hogar? ¿Dónde queda la moral cuando la necesidad aprieta?

Por otro lado, no podemos olvidar que el componente machista. Muchos hombres siguen creyendo que cualquier mujer se rendiría a sus pies si fueran millonarios, y algunas mujeres piensan que el amor si puede comprarse con dinero. De hecho, recientemente el militante socialista Joaquín Leguina afirmaba en una tertulia que cada vez más mujeres jóvenes se casaban con hombres viejos únicamente por dinero, y alguna compañera del sexo opuesto lo defendió.

Stillson retrata una serie de personajes extremos en situaciones límite, pero no por ello sus conflictos están desconectados de la realidad del país. Se parte de lo local para construir dramas universales.

– Estilo

El thriller es uno de los géneros más globales y fáciles de comprender por cualquier tipo de espectador, con lenguaje audiovisual con unos códigos comunes allá donde vayas. Stillson es suspense en estado puro, parte de lo cotidiano para desembocar en un espectacular final.

Es una película que guarda similitudes con dos películas de Joel y Ethan Coen, como The Man Who Wasn’t There, por sus personajes y sus relaciones entre ellos; y Fargo, por utilizar el elemento del dinero como eje central de la trama y, por supuesto, la violencia.
Stilson es, en cierto modo, un guiño al cine negro, un personaje abocado a un camino de perdición en el que ya no hay marcha atrás, y con su femme fatale y todo. Indudablemente, American Beauty es otra de las principales influencias.

Por supuesto, Stillson también tiene uno de los elementos que más ha caracterizado el cine español, la comedia negra, con un referente histórico como Luis García Berlanga (El verdugo) o uno más actual como Álex de la Iglesia (El día de la bestia).

– Producción

Localizaciones fundamentalmente interiores, algunos exteriores.

Pocos personajes.

La historia transcurre en Madrid.

– Conclusión

Stillson es una historia universal, actual, que apuesta por la recuperación de un género como el thriller.

Dinero, matrimonios aburridos, jóvenes en apuros, celos, amor, violencia, perdición, reconciliación…

Stillson, una película contundente como la herramienta que le da título, una historia que no dejará indiferente a nadie.

Anuncios

11 comentarios en “‘Stillson’, thriller/comedia negra

  1. Me gusta. Simple y enrevesada a la vez, toca muchos palos. Me ha sorprendido bastante el final. Me gustaría conocer un poco más a los personajes.. así que imagino que habrá que esperar a poder leer el guión al completo.

    Me gusta

      • Ay, no! No me resigno a ver tu obra en un cubo de basura, ni lo digas en voz alta! ;-). Que sea un éxito en el destino adonde llegue (yo me la iba imaginando sentada en un teatro, observando las escenas, el vestuario, las palabras y a la gente aplaudiendo el final; pero todo es posible) :-). Abrazos y éxitos!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s